lunes, 12 de enero de 2009

Paseo del Pendón: La memoria de Guerrero

Paseo del Pendón 2008
(La memoria de Guerrero)




















Sergio Lugo/ Red Social

Glorioso aquel día 21 de diciembre del 2008, cuando las danzas de Guerrero se volcaron por los principales barrios de Chilpancingo. El Paseo del Pendón: danzas indígenas y mestizas representativas de casi todas las regiones del estado suriano.

Que orgullo no causó ver y sentir nuestra identidad. El Paseo partió desde la iglesia de San Mateo en la parte alta de la capital. Desde temprano miles de personas formaron una valla por las principales calles. La gente estaba dispuesta a soportar el sol y el permanecer parados. A las 11 de la mañana inició el recorrido, los primeros fueron los charros, enseguida los Tlacololeros del Barrio de San Mateo entre otros, ellos lucían sus enormes sombreros con flores amarillas de Cempoalxochitl, sus camisas de costales color blanco y café, portaban máscaras simbolizando a viejos, mujeres, animales y diablos, todos dando latigazos con sus chicotes, los cuales formaban siluetas en el aire. No faltaron los Chinelos invitados de Morelos quienes saltaban y alegremente saludaban a los espectadores, sus máscaras representaban a los europeos: ojos azules, bigote, barba de candado y piel blanca. Para estos momentos la gente que ha formado una cerca para ver las danzas, por ningún motivo dejaba que otras personas se atravesaran, pues era seguro que les impedirían ver la danza.



Lo más simbólico del Paseo del Pendón son los Tigres y/o Jaguares, mejor conocidos como Ocelotl en la comunidad de Acatlan, Chilapa, aunque la gente más joven les llama Tecuani. Estos animales nos representan a nivel estatal, ellos iban toreando a los Tlacololelos quienes les daban latigazos para ahuyentarlos. Hay diferentes variedades de Tigres: de Chilapa, Zitlala, Chilpancingo, etc. Sin embargo el que más me agrada estéticamente es el de Zitlala que se encuentra en la Montaña baja, sus rasgos son únicos, sus orejas puntiagudas, sus ojos son unos espejos, ¿en qué época vivimos? La imagen de esta máscara podría representar al guerrerense: Aspecto fuerte, agresivo, misterioso…al mismo tiempo que amigable y alegre. Además ese rostro guarda el tiempo, nuestras tradiciones permanecen casi intactas.


Para este momento todo era felicidad, la gente no paraba de tomar fotos y videos, había bastantes turistas, pero resaltaban las mujeres de Chilpancingo, muy guapas. Varias reinas saludaban desde lo alto de sus carros, arreglados con imágenes indígenas y graciosas, las más pícaras nos sonreían y regalaban dulces y besos.

La gente de Chilpancingo fue muy amable, barrieron sus calles, adornaron sus casas y sobre todo nos abrieron sus corazones: regalaban naranjas, mandarinas, jícamas con chile y limón, tequila y mezcal: la bebida más importante de Guerrero. Compartir…ese es el don indígena de Guerrero, dar…sin esperar nada a cambio y eso continúa en nuestra tierra milenaria.
Todos nos olvidamos del calor, lo disfrutamos, algunos se mofaban, bailaban con los hombres de grandes curvas, -los que se visten de mujer y que quizá en el fondo disfrutan el hacerlo, pero jamás lo aceptarán porque el machismo está arraigado también-.Las mujeres que llevaban unos tequilas de más, aceptaban gustosas bailar con los chinelos o tigres, incluso danzas eróticas, de lo que se trataba era de relajarse un poco.

Muchas se emocionaban, se desbordaban, querían tomarse la foto, lo imploraban…era el Presidente Municipal de Chilpancingo Mario Moreno, lo besaban. A su lado estaba otro político requerido por la muchedumbre, tanto que algunas señoras se lo querían “arrinconar”, se trataba de Zeferino Torreblanca, el Gobernador, ahora lo querían, en otras ocasiones era abucheado por los capitalinos, pero ese día recibe abrazos, sus guarda- espaldas nos permitieron tomarle fotos –“hoy está permitido de todo” aseguraban. Irónicamente unas horas antes encontraron 7 militares decapitados en esta ciudad. Tragedia y alegría en un solo día. Días después varios militares fueron acusados por ciudadanos ante la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Guerrero, por violarles sus derechos. Ese es el riesgo de dejar a los militares rondar en la calle, ¿quién es peor ellos o los narcotraficantes?


Durante el Paseo del Pendón del 2008, hubo de todas las edades, resaltando las jovencitas que iban detrás de las danzas, (simulando ser fieles creyentes acompañando a su Santo), reían, bailaban, bebían cerveza, tequila, cantaban, todo en perfecto orden. ¡Qué hermosas son las mujeres de Guerrero!










Más adelante se acercaban los Diablos de la Costa Chica , impresionaban por su color negro y rojo, se imponían. También hay otra danza que llamó nuestra admiración, son los jóvenes con su cuerpo pintado de negro que parece chapopote, originarios de San Luís Acatlan, escenificaban a los negros que fueron traídos de África como esclavos en la época de la colonia. Ellos son nuestra Tercera Raíz: las dos Costas de Guerrero y la de Oaxaca, así como Veracruz, adoptaron como hijos a los negros, nuestros hermanos, que orgullo. Deberíamos incrementar los encuentros culturales entre los negros mexicanos y caribeños con los africanos, para hacerlos sentir que no están solos y sobre todo para reconocerles su aporte a la cultura mexicana.













Había un grupo de señoras que me inflamó el pecho de emoción, eran indígenas de Chilapa, con sus vestidos típicos que se asemejan a las Mazahuas, ellas son nuestras madres, nuestras protectoras.






Enseguida la Tierra Caliente se hizo presente, con música, con los sombreros famosos de Tlapehuala, con sus mujeres preciosas a quienes les llaman respetuosamente “Cochos”.

Esta es la región de mi querido Ángel Tavira, así como del Paganini de Tierra Caliente: Juan Reynoso, violinistas con fama internacional.








Luego nuevamente aparecieron los Charros con sus hermosos caballos, quienes al compás de una melodía se ponían a bailar, estos animales también disfrutaron de la fiesta, así como sus jinetes que regalaban mezcal a todo el que se los solicitaba.





Finalmente no podían faltar los Diablos de Teloloapan, aquellos que nos ayudaron a combatir a los gachupines en la época de nuestra Independencia. Lucían sus enormes máscaras diabólicas con animales feroces, dando chicotazos a todo aquel que osara acercárseles.








Así concluyó el recorrido del Paseo del Pendón 2008, por los cuatro barrios de Chilpancingo: San Mateo, Santa Cruz, San Francisco y San Antonio, hasta llegar a la Plaza de Toros, -que merece mención aparte-. Una celebración que se hace desde 1825 por decreto de Nicolás Bravo para celebrar en esta capital, la Feria de San Mateo, Navidad y Año nuevo. Aquí pasean danzas de las seis regiones del estado y Acapulco, según cifras del gobierno municipal participaron en esta ocasión al menos 110 danzas. Y con información de la agencia Notimex este evento fue presenciado por más de 20 mil personas.


Esta es una celebración que no debemos perder, pues representa tradiciones culturales de casi todo el estado de Guerrero, el preservarlas mantiene viva nuestra memoria, es una forma de contar nuestra historia, tan dolida por la conquista de los españoles que nos vinieron a evangelizar con sus cruces y espadas, a imponernos una moral medieval. ¡Qué orgullo ser de Guerrero e indígena mejor! Red Social.