domingo, 4 de octubre de 2009

Marx en Guerrero por Cuauhtemoc Sandoval

Publicado en El Sur de Acapulco el viernes 2 de Octubre de 2009

MARX EN GUERRERO

Cuauhtémoc Sandoval Ramírez

¿Cuáles son las señas de identidad, en el plano ideológico y político, del principal partido de la izquierda mexicana? Esta pregunta de manera reiterada, ha estado presente en las ponencias que se han presentado en los foros regionales que están en curso, de cara a la realización a principios de diciembre, del Congreso Nacional del PRD, el cuál puede llegar a ser un fracaso si se privilegia la lucha por el poder interno, el sectarismo y no prevalece el debate de de las ideas.

Sin proponerse el objetivo de ser un foro político más, pero si para contribuir a la tesis marxista de que “Los filósofos sólo han tratado de interpretar al mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”, este martes 6 de octubre, se inaugurará en
la Unidad Académica de Derecho de la UAG, un Foro sobre la vigencia del pensamiento de Carlos Marx; con el propósito de revisar la propuesta de uno de los teóricos que revolucionó el pensamiento social, político y cultural en el pasado reciente, y cuya lucidez y planteamientos cobra vida hoy ante la profunda crisis del llamado capitalismo tardío.

En México, el pensamiento marxista que tuvo un gran impacto en el movimiento obrero europeo de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, nos llegó con las concepciones de los Flores Magón, en su versión anarquista. Tal veta revolucionaria nutrió de manera importante el pensamiento de la Revolución Mexicana, que se concretó en hechos tales como la Casa del Obrero Mundial. El anarquismo tuvo un eco muy importante en EU, donde las ideas flores magonistas se difundieron profusamente entre las comunidades de mexicanos del sudoeste de ese país. Esto contrasta con la escasa presencia del marxismo entre la clase obrera y la intelectualidad mexicanas.

Sólo es hasta la década de los setenta, y como consecuencia del parteaguas histórico que representó el movimiento estudiantil y popular del 68 con su inolvidable consigna de lucha: (¡2 de octubre, no se olvida!) que
el marxismo emergió en las universidades. Es dentro de este contexto que el movimiento estudiantil se plantea el vínculo con otros movimientos populares. Sólo así se entiende el hecho de que la UAG, propusiera el proyecto Universidad-Pueblo; que sólo se difundió a través de manuales, que en aras de su divulgación, prescindió de la rigurosidad que exige el análisis científico de la realidad social.

En las ciencias sociales, para el análisis de la desigualdad, se han planteado otras tesis. Por ejemplo, la teoría de la Dependencia y el Subdesarrollo sitúa el eje de la desigualdad o la contradicción fundamental del capitalismo en la dicotomía países ricos vs países pobres; otros analistas plantearon dicha dicotomía entre el estado-nación y sus regiones de refugio, se habló también de manera importante de colonialismo interno y en referencia a las sociedades indígenas, de ladinos vs.indígenas. Así pues el marxismo se ha hecho presente de distintas maneras, en el pensamiento sociológico y antropológico.
Pensadores latinoamericanos, como el peruano José Carlos Mariátegui recuperaron para en el pensamiento marxista, de comienzos del siglo XX, la importancia de los pueblos indígenas como actores sociales fundamentales de nuestra realidad latinoamericana cuya explotación particular y desigualdad extrema; merecen un capítulo aparte.

Así mismo, las guerrillas de Lucio y Genaro, pese a su carácter de lucha contra el autoritarismo y el caciquismo en Guerrero, no pueden explicarse, sino en sintonía con el pensamiento revolucionario y marxista latinoamericano de los años sesentas y setentas, impulsado por el triunfo de la revolución cubana y el los diversos movimientos en Latinoamérica. Similar sintonía, se observa en nuestro Movimiento del 68, con el Mayo francés y los movimientos estudiantiles que se dieron en todo el planeta.

En resumen: la gran aportación marxista al estudio de nuestras sociedades, consiste en la comprensión de la existencia de clases sociales antagónicas cuya motor es la explotación del trabajo obrero y la extracción de plusvalía como claves de la lógica de la ganancia y de la expansión de este modo de producción. Hoy la globalización de dicho modo de producción está implicando el aumento de la desigualdad social a niveles nunca conocidos en la historia del capitalismo.

El llamado capitalismo tardío o globalización, inaugura formas de lucha antes nunca vistas, como por ejemplo los diversos movimientos ecologistas, el feminismo, las múltiples y diversas reivindicaciones étnicas (en Guerrero tenemos, la emergencia del movimiento por la tercera raíz, sólo para mencionar alguna). Tales fenómenos deben ser considerados si es que aspiramos a representar a dichos sectores conformados por importantes actores sociales.

Teniendo en cuenta lo anterior y en concordancia con la reflexión sobre el marxismo, es necesario recordar que no se ha logrado compatibilizar con un partido político marxista. Los intentos por dicha conformación han sido fallidos, como lo demuestra lo ocurrido en los países del antiguo campo socialista, donde también fracasó un modelo económico y social, caracterizado por la burocratización, el autoritarismo, y la corrupción que produjo engendros como el stalinismo.

Concluyo además, que debemos tener presente que la lucha de un partido de izquierda no se restringe sólo a un partido político, el de los proletarios; debe tomar en cuenta e incluir la diversidad de desigualdades que hoy se ponen en juego y en el escenario de las identidades.

Debemos además estar en contra de la concentración de la riqueza que ha producido fenómenos como el Carlos Slim, poseedor de 50 mil millones de dólares, y en el lado opuesto, ha producido 50 millones de pobres. Asimismo debemos combatir el proyecto de país neoliberal y depredador que hoy está instaurado en México.

Bienvenido sea, este foro, ya que la izquierda está urgida de un cambio radical en su actuación política y en su concepción del mundo, y en la forma como se debaten las ideas. Tenemos que evitar el desplome y desmoronamiento del partido que la izquierda mexicana ha creado en los últimos años, con grandes esfuerzos para poder concretar diversas maneras de convergencia. Hoy por hoy es necesario que se abran mil flores del pensamiento, como diría el Presidente Mao.

P. D. Mi solidaridad con la Mtra. Gloria Artís Mercadet, Coordinadora Nacional del INAH, y creador de la Mesa Redonda de Antropólogos e Historiadores sobre Guerrero, que se celebra bianualmente en Taxco, sobre quién pesa el fantasma de la renuncia a su cargo, que bien ha desempeñado. Ojala rectifique el Director General del INAH.