miércoles, 24 de febrero de 2010

Celebración del Nacimiento de Cuauhtemotzin

Celebración del nacimiento de Cuauhtemotzin
(A Ixcateopan, Gro.)

Sergio Lugo/ columna Red Social/Taxco.

Artículo publicado en el Diario La Jornada Guerrero, el 23 de febrero del 2010.

Como promotor cultural, quiero dar a conocer la celebración del nacimiento de Cuauhtemotzin cada 23 de febrero, en Ixcateopan, Guerrero. Ahí acuden cientos de danzantes de diferentes partes de México y en ocasiones de diversos países.

En la noche del 22 de febrero en Ixcateopan, el cual fue habitado por chontales y llamado por los mexicas Zompancuahuitl, cientos de danzantes (así los llamaré por cuestiones prácticas) se concentran para danzar en la pirámide de mármol, erigida en honor a Cuauhtemotzin, la cual está iluminada con fuego.
Otros danzan en la plaza principal “Eulalia Guzmán” llamada así en honor a la investigadora quien en 1949 se dedicó a excavar los restos de Cuauhtemotzin.

El momento más maravilloso es cuando alrededor de las 11 pm, dentro de la capilla de Santa María de la Asunción –una de las más antiguas de América, del siglo XVI- donde están los “restos” de Cuauhtemotzin, se realiza la ceremonia del fuego, entre los representantes de calpullis y los ancianos (los sabios). Ahí conocí el año pasado a Miguel Ángel Mendoza, quien es uno de los iniciadores de esta celebración en Ixcateopan.

Dentro de la capilla –que ya no tiene santos solo imágenes de Cauhtemotzin- al momento de escuchar los caracoles y los teponaztles, así como mirar las siluetas de los cuerpos al danzar, entras en un letargo, viajas a otra dimensión, te hipnotiza, para que al final tengas una sensación de placer, una vibra que te envuelve llena de energía. Esto puede durar minutos u horas, según el protagonista.

Se danza hasta aproximadamente a la 1 de la mañana del 23 de febrero, dentro de la capilla, cuando ésta se cierra. Por la madrugada, algunos grupos pequeños de danzantes realizan ceremonias íntimas, sin descansar. Cuando el sol despierta y abren la capilla, le cantan a Cuauhtemotzin en su altar.

En la plaza Eulalia Guzmán se practica el trueque, está repleta de puestos de arte indígena del norte de México y sur de Estados Unidos, resaltando el atrapa- sueños. Hay medicina zapoteca; puestos de ropa de indígenas de Tulancingo Hidalgo y del Estado de México (mazahuas). Indígenas de Tlamacazapa –el único pueblo náhuatl de Taxco- quienes cargan sus canastas de palma hechas a mano; poesía en náhuatl, así como libros de investigación acerca de Cuauhtemotzin, collares de jade y ámbar. Música de protesta con sonidos de naturaleza y piezas indígenas.

Lo que resalta de todo esto, es el arte de los huicholes, quienes vienen de Nayarit –lugar de donde se dice pudo haber estado Aztlan, el origen de los aztecas- sus aretes, pulseras y collares de chaquira son impresionantes, al igual que sus pinturas y pequeñas esculturas, sobresaliendo los peyotes y los venados. Los huicholes también hacen curaciones por medio de sus plumas.

A las doce del día están listos los voladores de Papantla, Veracruz, justo afuera de la capilla y enfrente del altar a Cuauhtemotzin, lo hacen a esa hora como un homenaje a el Águila que desciende. Giran a los cuatro puntos cardinales. El hombre que baila y toca la flauta y el tambor, se convierte en águila, en ocasiones se han acercado aves reales, atraídas por silbatos que simulan el sonido de estas criaturas hermosas.

La importancia de Ixcateopan, el 23 de febrero, reside en que te transporta a más de 500 años atrás. Este pueblo se convierte en un lugar donde convive una diversidad de culturas de diferentes partes del mundo. He constatado indígenas de Sur-América, de Estados Unidos, de Alaska, danzantes de Dinamarca, investigadores europeos.

La figura de Cuauhtemotzin representa la resistencia indígena a los invasores. El tesoro de su pueblo que mandó a proteger, eran las tradiciones indígenas, su lengua, sus dioses, su cosmovisión… Por medio de sus danzas, su arquitectura, ciencia y cultura, estaban conscientes de la armonía entre el ser humano y el universo. Cuauhtemotzin se cuenta murió asesinado por Hernán Cortez el 26 o 28 de febrero de 1525, durante una fallida expedición en busca de riquezas materiales a las hibueras –hoy Honduras-.

A los festejos del centenario y bicentenario, debemos incluir, el día de la defensa de Mexico- Tenochtitlan en contra de los conquistadores, (que vale la pena decir que no todos eran malos) la figura que representa este hecho es Cuauhtemotzin y qué mejor que el 23 de febrero en Ixcateopan, se convierta en un día de orgullo nacional. Porque un árbol necesita sus raíces para sostenerse y porque un pueblo sin memoria es un pueblo miserable.
Fotos de danzantes el 23 de febrero: www.redocelotl.wordpress.com/ixcateopan

Consigna de Cuauhtemoc 3 parte -Ixcateopan-: