miércoles, 24 de febrero de 2010

Último mensaje de Cuauhtemotzin (El tesoro de nuestra cultura)

Último mensaje de Cuauhtemotzin
(El tesoro de nuestra cultura)

Sergio Lugo/Red Social/ Taxco

Publicado en la revista "Con Taxco" el 22 de febrero del 2010.

www.redocelotl.wordpress.com/ixcateopan

A continuación presentamos el último mensaje de Cuauhtemotzin, el 12 de agosto de 1521. Luego de la invasión de los españoles que traían nuevas costumbres y un Dios único, varios de los europeos vinieron a saquear nuestras riquezas (oro y plata) a violar a nuestras mujeres y a matar a nuestros ancianos.
Pero también vale la pena decir, que muchos de ellos nos trajeron a compartir sus conocimientos y cariño, en fin, no podemos generalizar que todos los europeos fueron malos o que todos los mesoamericanos fueron buenos, sin embargo yo (mestizo) producto de ambas culturas, me quedo con la cosmovisión indígena, con sus defectos y virtudes, por eso no soy católico, creo en la armonía entre la naturaleza y el ser humano, el equilibrio del universo…

Celebro cada 23 de febrero, el cumpleaños del último Tlatoani mexica “Cuauhtemotzin”, símbolo de la resistencia indígena en contra de los conquistadores occidentales. En esa fecha acudo al pueblo de Ixcateopan, Guerrero, junto con miles de danzantes, indígenas y seguidores de la tradición oral, a saludar y recordar al guerrero mexica. Verdaderos o falsos sus restos, para mí lo que importa, es el conocimiento y cultura azteca, ver y sentir las danzas, seguir viviendo al verlos. Justo en estos tiempos revolucionarios, es necesario un cambio de mentalidades, de actitudes, de regreso a nuestro pasado para seguir nuestro futuro: un nuevo sol…

Nuestro sol se ocultó. Nuestro sol desapareció su rostro. Y en completa oscuridad nos ha dejado.
Pero sabemos que otra vez volverá. Que otra vez saldrá. Y nuevamente nos alumbrará.
Pero mientras allá esté y la mansión del silencio permanezca. Muy prontamente reunámonos y estrechémonos. Y en el centro de nuestro ser ocultemos. Todo lo que nuestro corazón ama. Y que sabemos que es gran tesoro.
Destruyamos nuestros recintos al principio creador. Nuestras escuelas nuestros campos de pelota. Nuestros recintos para la juventud. Nuestras casas para el canto y el juego. Que nuestros caminos queden abandonados. Y que nuestros hogares nos resguarden. Hasta cuando salga nuestro nuevo sol. Los papacitos y las mamacitas. Que nunca olviden guiar a sus jóvenes. Y hacer saber a sus hijos mientras vivan. Cuan buena ha sido. Hasta ahora nuestra amada madre tierra Anahuac. Al amparo y protección de nuestro destino por nuestro gran respeto y buen comportamiento.
Confirmados por nuestros antepasados. Y que nuestros papacitos muy animosamente. Sembraron en nuestro ser. Ahora nosotros les encargamos a nuestros hijos. Que no olviden informar a sus hijos. Cuan buena será, como se levantará. Y alcanzará fuerza. Y cuan bien realizara su gran destino. Esto nuestra amada madre tierra Anahuac.

La tradición oral atribuye a este poema como el ultimo mensaje del Tlahtokan (consejero de gobierno) de México Tenochtitlan. A conocer Cuahutemoc como mandato de su ultimo acto el 12 de agosto de 1521 día Ze koatl (uno serpiente).

Foto: Sergio Lugo, altar a Cuauhtemoc, Ixcateopan, Gro. 23/02/09