jueves, 18 de junio de 2009

La Rosa de Benedetti (Estado Fascista)

La Rosa de Benedetti
(Estado Fascista)

Recordando al escritor uruguayo.

*Sergio Lugo / Columna “Red Social”

Es preocupante la militarización de nuestro país, sobre todo en Guerrero donde varios periodistas han reportado los abusos de los militares contra habitantes de Puerto las Ollas, Municipio de Coyuca de Catalán. En la edición de esta semana de la revista Proceso, se publica una entrevista con Manlio Fabio Beltrones en donde el reportero Jenaro Villamil le pregunta sobre el gobierno de Calderón -¿no estamos más cerca del fascismo? A lo que el priista responde – “Si no lo estamos en este momento, parece que rápidamente nos estamos acercando”. El periodista Jorge Fernández Menéndez en su columna de Excélsior “Razones” del día 17 de junio, escribe que no está de acuerdo en llamar a este gobierno panista “faccioso o fascista” porque de alguna forma hay libertades y señala varios ejemplos y comparaciones para demostrarlo.

Todo esto me hace recordar el cuento de Mario Benedetti (fallecido el pasado 17 de mayo) “La Vecina Orilla
” publicado me parece entre 1973 y 1976. Donde relata las vivencias de un joven de 17 años que sufre en carne propia las persecuciones del fascismo Uruguayo y que por eso tiene que huir a Buenos Aires (a la que nombran La Vecina Orilla). Es claro que el autor habla de sí mismo pues él fue víctima del golpe de Estado del 27 de junio de 1973, encabezado por el entonces presidente Juan María Bordaberry apoyado por las Fuerzas Armadas y en donde por decreto se prohibió la libertad de prensa oral, escrita y televisada en contra de las autoridades.
Lo interesante del cuento en cuestión literaria, es que gran parte está escrito en segunda persona del plural: Ustedes, o sea está dirigido a “Nosotros” algo que no es común, la mayoría escribe solo en primera persona del singular. Además su forma sencilla de escribirlo y sobre todo la manera ingenua en que va narrando su historia el joven protagonista donde la mezcla de temas como su relación familiar, su aventura con una chica y la tortura, provoca el interés del lector.

El tema de fondo que deseo tocar es político: La persecución y tortura de un régimen fascista. Resulta que la condena del joven inicia cuando se le culpa de haber sido el autor de la idea de colocar (como lo hicieron todos sus compañeros estudiantes) una rosa roja sobre el escritorio de su profesora debido a la muerte de Merceditas Pombo. Luego sería encarcelado por un mes, soportando golpes y mirando las torturas propinadas a otros presos “…Algunas veces vomité, una de ellas sobre el pantalón de una tira. No lo hice adrede, pero no estuvo mal. Me la ligué, claro. Fue la noche que me dieron como en bolsa, creí que iba a terminar en la máquina, pero no. Se ve que tenían instrucciones: a los menores solo patadas y piñazos…”
Más adelante habla de su reunión con su amigo Dionisio de 22 años, estudiante de química quien estuvo preso cuatro meses, a é lo detuvieron junto con otros cinco más y a Vicky su novia y como no consiguieron sacarles información, violaron a su pareja “…"La única vez que me sacaron la capucha fue cuando la violaron frente a mí. Me tenían amarrado, desnudo, Y a ella a tres metros, desnuda, con las muñecas y los tobillos atados a una tabla ancha, en el suelo. Fueron como diez. Y ella sabía que yo estaba ahí, impotente. Al principio grito como loca, luego se desmayó, pero ellos siguieron, siguieron. Yo quería cerrar los ojos, pero los tipos se daban cuenta y me los abrían a la fuerza. Tuvieron que llevarla al Hospital Militar. Casi se les muere…” Ella quedó ausente toda su vida. Después Dionisio le confiesa al protagonista el malestar que siente: “… ¿Querés decirme qué puedo hacer ahora con este odio? porque no sé quiénes son (los que lo torturaban): cuando me sacaban la capucha, ellos se la ponían. Recuerdo las voces, claro, nunca las olvidaré, pero ¿cómo reconstruir un rostro y un nombre a partir de una voz? Porque lo más jodido, desde un punto de vista político, es que en este momento el triunfo me importa menos que la posibilidad de reventarles la cabeza a quienes nos arruinaron a Vicky y a mí. Y eso no está bien. Pero no puedo evitar sentirlo así."

A esto preguntamos ¿Qué diferencia hay entre el cuento y la realidad mexicana? Quizá aún no hemos llegado a un régimen fascista estilo Mussolini y Hitler, sin embargo vivimos un autoritarismo parecido, donde el control lo tienen los militares bajo las órdenes de Felipe Calderón. Los luchadores sociales (Por ejemplo los Indígenas y perredistas en Gro.) y periodistas críticos al sistema capitalista son asesinados o cooptados (Televisa y TV Azteca). Un caso reciente es la amenaza de muerte al dirigente de TADECO (adherente a la otra campaña): Javier Monroy quien ha denunciado las violaciones del ejército en Guerrero. ¿Sobre todos estos acontecimientos
qué ha hecho al respecto el gobernador Zeferino Torreblanca?
Primero con el PRI se vivió un régimen de terror: Díaz Ordaz, Echeverría; luego Salinas de Gortari junto con Ruiz Massieu se propusieron exterminar a la izquierda de Guerrero. Manlio Fabio Beltrones forma parte de esta maquinaría priista, recordamos que él fue cuestionado (se publicó un artículo en Proceso) por medios de Estados Unidos por estar ligado al narcotráfico cuando fue gobernador de Sonora de 1991 a 1997. Lo preocupante es que ahora con el PAN en el poder la idea del fascismo está latente con sus dirigentes, recordemos que los antecedentes de este partido fueron los Cristeros y los Sinarquistas devotos de las Falanges españolas, quienes a su vez admiraban a Franco y a los Nazis.





La alternativa, es la unificación de las izquierdas en contra de esta embestida. El método, lo que está haciendo López Obrador: La organización de las bases. Quizás a muchos no les agrade pero es el que está funcionando.
Mario Benedetti en La Vecina Orilla (que aprecio bastante porque es el sentir de varios latinos) plasmó: “…Tampoco vayan a pensar que en política soy totalmente indiferente. Si estoy contra las matemáticas ¿cómo no voy a estar contra el fascismo? A mí no me gusta que nadie me empuje, y mucho menos que me empujen con una metralleta…”
http://www.redsocialclub.blogspot.com/

*Promotor Cultural de Taxco.