jueves, 9 de julio de 2009

Detrás de Aguas Blancas (Guerrero y la Guerrilla)






Detrás de Aguas Blancas
(Guerrero y la Guerrilla)

Sergio Lugo/ Red Social / Taxco.

Es necesario incrementar debates en torno a por qué sucedió la matanza del 28 de junio de 1995 donde 17 personas fueron asesinadas en el Vado de Aguas Blancas, Coyuca de Benítez, donde quienes dispararon fueron miembros de la policía del estado de Guerrero.
Existe un libro titulado “Detrás de la Masacre: Aguas Blancas, Guerrero y la Guerrilla” del autor Felipe Victoria Zepeda. EDAMEX, 1996. Donde el periodista defiende la tesis de que Ruben Figueroa no ordenó la masacre y que él fue traicionado por sus colaboradores carcanos para queitarle la gobernatura.

En este libro de 256 páginas, aborda temas sobre la forma autoritaria y lujos para gobernar de Rubén Figueroa ; sobre el general Arturo Acosta Chaparro y su manual de la Guerrilla; acerca del contenido político de la revista Quehacer Político, la matanza de Aguas Blancas; sobre los posibles traidores a Figueroa y finalmente un pequeño apartado de la guerrilla del EPR.

En general no estoy de acuerdo con la visión de Felipe Victoria Zepeda , ya que escribe desde una posición semi- oficial, pues desde el papel del protagonista José de Jesús Vick (el libro es una novela policiaca) el autor se hace reflejar con un aprecio a Ernesto Zedillo y parte de la burocracia del PRI.
Sobre todo es vergonzante cómo describe a los guerrerenses que según él nadie ha leído un diccionario (incultos) y sobre los campesinos dice que son: “inconformes por tradición y violentos por vocación”, es pocas palabras los hace ver como unos revoltosos que todo lo resuelven peliando. Sigue “…para los guerrerenses marginados el PRI no ha servido más que de burla, el PRD ha sido su disfráz político y el PROCUP el desahogo violento de sus reconres…” Es por eso que él considera que nosotros todo lo arreglamos por la fuerza. Hace ver a la guerrilla del Sub comandante Marcos como de Papel.

Algo interesante es que transcribe un artículo de la Revista Quehacer político del reporte Carlos Alba Brito sobre la figura de Figueroa y la posible Guerrilla que está a punto de estallar. “…Rubén Figueroa Alcocer es considerado aquí como el amo y señor de todo el estado por su incalculable dinero, por su forma respresiva de gobernar y por su manera caciquil de conducirse. El pueblo le teme porque sabe de lo que es capaz. Nadie puede contradecirlo. Su palabra es ley. A sus enemigos se los quita de forma violenta…”…”Además de esto, se logró establecer que las artístas mexicanas Alejandra Guzman y Yuri (con quien tuvo un romance) hacen visitas frecuentas a sus fincas…”…”En esas fechas se convirtión en compadre de Ernesto Zedillo…” En otra nota dice “…Iguala, Gro. Figueroa es un hombre cocainómano que bajo los influjos de la droga, ordena matanzas, asesinatos y secuestros. La guerrilla se le ha convertido en una obsesión enfermiza. Es un hombre diabólico cuando no está en sus cinco sentidos”. Así lo describe Felix Salgado Macedonio al mandatario estatal de Guerrero…” más adelante “…Salgado Macedonio recordó la última llamada que le hizo Rubén Figueroa. –Figueroa: Te hablo solo para decirte que ya le bajes, de una vez por todas hijo de tu puta madre, porque te va a llevar la fregada…”

En la página 112 del libro aparece la portada de la revista Quehacer Político, a mediados de 1995 que dice “Grupos armados en Pie de Guerra” y señala en un mapa que en Tecpan hay 15 mil hombres que se entrenan y en Coyuca de Benítez 9 mil hombres. “…En las comunidades de El Limón y Santa Lucía , localizados en plena sierra guerrerense, son adiestrados más de 15 mil hombres por gente que conoce de estas tácticas. La policía motorizada, los antimotines e inclusive soldados del Ejército mexicano tienen miedo de acercarse por estos lugares. Termina el artículo. Adelante el autor escribe “…los del PROCUP si son peligrosos de veras, esos secuestran, asaltan y hasta bombas ponen, como que quieren una revolución pero en todo el país…” En fin para Victoria Zepeda generalmente la guerrilla está financiada por el narcotráfico, que son gente violenta y considera al EPR (que apareció el 28 de junio de 1995) como una posible pantomima. Lo que el autor no dice es que los grupos guerrilleros no se forman por gusto, generalmente es debido a condiciones de miseria en que viven o por falta de democracia y justicia, como lo que aconteció en Aguas Blancas.

Siguiendo con la lectura del libro, luego de hacer ver a Figueroa como un autoritario, el periodista Victoria Zepede se atreve a defender al cacique argumentando que lo traicionaron gente cercana para que él renunciara y les dejaran la gobernatura aunque fuera por tres años, claro el autor no señala de manera directa los traidores “…Allá en el Distrito Federal en una residencia de Polanco, se reunían varios políticos guerrerenses, planeando algunas estrategias secretas con algunos inversionistas y empresarios…muchos había que se creyeron con mejores méritos que Figueroa para gobernar Guerrero…Gente valiosa como Pindaro Urióstegui, Jaime Castrejón, Israel Soberanis Nogueda, Netzahualcoyotl de la Vega, llevaban mucho tiempo aspirando a gobernar su estado natal…” En la página 212 anuncia quiénes manipularon el vide de la matanza de Aguas Blancas “…Reunidos en las instalaciones de RTG los señores Carlos Carrillo Santillán, Director de Comunicación Social de su gobierno; el señor Caracheo, Director General de RTG y ex jefe de prensa del PRI estatal que estuvo a las órdenes de Angel Aguirre Rivero; Arturo Solí Heredia, locutor y productor de RTGy el señor Ricardo López, productor deportivo , fue este último quien editó la grabación del video que le entregaron a usted (Rubén Figueroa) el 28 de junio de 1995.

Felipe Victoria Zepeda parece justificar la masacre cuando apunta en la página 237 “…Diesicite labriegos muertos fueron pocos, si de evitar el estallido de una nueva guerrilla se trató en el fondo, lo que por desgracia estuvo a punto de confirmarse el 28 de junio (en alusión al EPR). En otro apartado el autor hace apología de Figueroa “…Con el video mostrado por Ricardo Rocha o sin éste, Rubén Figueroa y el general Acosta Chaparro, simple y sencillamente no estuvieron jamás en el lugar de la masacre; ni antes ni durante la tragedia, al igual que Robles Catalán, Antonio Alcocer y Gustavo Olea Godoy. ¡Tampoco jamás ordenaron asesinar desconocidos contra quienes no tuvieran algo personal!...”
Sin embargo en su propio libro hace ver que la policía y el ejército siempre están al mando del ejecutivo estatal y nacional, por lo que no actúan solos. En la novela habla un general del ejército pag 129 “…Nuestro Jefe supremo es es Ernesto Zedillo…nosotros no nos ponemos a calentarnos la cabeza analizando cosas, acatámos órdenes y ya…Pregunto: ¿Entonces no fue Figueroa quién ordenó la matanza de Aguas Blancas? Al final de libro, Felipe Victoria Zepeda deja clara su posición priísta “Los conceptos de Juárez parecen ser la única salvación de México y su más entusiasta intérprete en el gabinete de Zedillo es Emilio Chuayffet Chémor, a quien dedico con mucho respeto esta obra.” www.redsocialclub.blogspot.com