miércoles, 7 de abril de 2010

El clavo del madero (Semana Santa)

“El clavo del madero”
(Semana Santa)

Sergio Lugo/ Red Social/ Taxco.
http://www.redsocialclub.blogspot.com/

Semana Santa en Taxco fue un éxito, en el sentido de que los fieles taxqueños acudieron a los procesiones al igual que miles de turistas, aunque no como en otros años, a pesar del siniestro del año pasado. Lo lamentable fueron las pocas ventas de los taxqueños en cuento a la plata; en casi cualquier puerta de las casas del centro había puestos de joyería, comida, chamoyadas y baños, las bajas ventas se deben en gran medida a la crisis financiera mundial que ve el ocaso del neo-liberalismo, ya que mucha gente no se da el lujo de comprar aretes o callares, sino de simplemente comer.

Los taxqueños esperaban recuperarse económicamente el jueves y viernes santo, pero no tuvieron éxito, es menester busca otras alternativas de trabajo para seguir cautivando al turista que permanece impactado al ver los penitentes, pero necesita otros atractivos, así como buenos servicios de restaurantes y hoteles.

Afortunadamente se prohibió vender alcohol (y las micheladas) desde la garita hasta el parque Guerrero, ya que en años pasados los callejones de Taxco y Santa Prisca se inundaban de orines y ebrios. Me congratuló ver al presidente Álvaro Burgos junto con su esposa e hijos, caminar cerca del zócalo como simples ciudadanos, sin policías, durante la noche del jueves santo, así como otros funcionarios y políticos.

Se debe impedir (bajo pena de castigo) que los camiones de carga que transportan gente durante la traída del Cristo de la comunidad de Xochula, entren a la ciudad de Taxco, puesto que la mayoría de la gente solo busca el libertinaje al exigir al espectador que les arrojen agua, esta ocasión si no lo hacían, gritaban “culeros…” eso demostró su poca devoción al Cristo. La gente que les aventó agua, dieron cuenta del desprecio a los indígenas de la comunidad de Tlamacazapa –en Taxco- que sufren de agua y tienen que extraerla de pozos sucios. Ese desorden lo vi en la carretera cerca de la garita.

En cuanto a la procesión de los Cristos del jueves santo, se realizó con calma, desde que acudieron las imágenes de diferentes barrios a la iglesia de la Veracruz. En el atrio había un recinto dedicado a la virgen de los dolores, (una réplica de la que montaron en el zócalo el viernes de dolores) adornada con aserrín pintado de varios colores muy finos. Esperé hasta que saliera el Cristo de la Veracruz que era el último en la procesión, los hombres que lo custodiaban vestían con camisa blanca y en su brazo cerca del codo portaban un brazalete que decía “caballeros del señor de la Veracruz”, eso me recuerda a la organización de derecha “los caballeros de Colón” además así vestían algunos de los falangistas españoles, cristeros, sinarquistas y fascistas, todos ellos pro-nazis.

También cuando vi pasar al Cristo de los “encruzados”, cerca de la presidencia municipal, ellos solo tocaban un tambor con un sonido macabro (pero atrayente), además cuando descansaban los brazos lo hacían de la misma forma, es curioso porque de esa manera cruzaban los brazos Benito Mussolini y Hitler. Al ver el aspecto de esos encruzados, me pareció ver los verdugos de la Santa Inquisición que anunciaban la muerte en la horca u hoguera de algún hereje o brujo. Quizá esto lo desconocen la mayoría de los participantes, pero seguramente algunos organizadores o fundadores de estas hermandades del ayer y hoy pertenecen al Opus Dei, legionarios de Cristo, las falanges, el M.U.R.O., los Tecos, el Yunque y demás organizaciones fascistas- católicas, para ocultarlo transmiten sus ideas por medio de vestimentas ¿por qué histórica y políticamente Taxco ha sido conservador?.También pude ver la devoción pura de varios fieles, ojalá ellos lean más y se informen sobre la iglesia, Jesús el nazareno y lean sus textos “sagrados” y hagan el bien sin mirar a quien.

Siempre me conmueven las melodías fúnebres que acompañan a los Cristos el jueves santo, como el de la Veracruz y el “Santo entierro”; el tambor, el violín y sobre todo el saxofón son cautivantes (con solo imaginar que de ahí salieran buenos jazzistas). A las 2 de la mañana del viernes santo, en el ex convento, estaba ya arreglado el “Santo entierro” de una forma espectacular y solemne, con un morado- púrpura que inundaba el lugar, de una belleza en armonía (sin duda el mexicano tiene bastante creatividad) ahí, inmóvil estaba hincada una mujer penitente de negro, custodiando al Cristo. Horas más tarde –la noche del viernes- exactamente en ese lugar estaba el Cristo muerto acostado, vestido de blanco (¿sería de ese color porque así vestían los esenios, supuestamente sus maestros?), minutos antes, después de ver salir a la virgen de luto, del ex convento, un joven le regaló a mi compañera un clavo de la cruz del madero (recordé la saeta de Antonio Machado), eso fue inexplicable, -cabe resaltar que para los musulmanes que practican el Islam, Jesús no murió en la Cruz, pero lo reconocen como profeta de Dios- al poco tiempo, mi compañera decidió visitar al “Santo entierro”, ahí la gente toca su caja de vidrio y se santifica. Al salir del ex convento, contemplé el triángulo de su fachada y expresé que parecía un legado de los masones, mi compañero aseguró que también lo era el ajedrez que estábamos pisando, al lado estaba el busto de Benito Juárez (de perfil al templo católico), que ironía...
FOTO: Revista "Contaxco".
Pronto subiré mis fotos...